5 claves para estar bien alimentada en el embarazo

Es clave para el desarrollo del bebé

Pocos periodos de la vida necesitan tanto cuidado en la elección de los alimentos que se consumen como el embarazo. Los expertos en Nutrición insisten en la necesidad de mantener una dieta equilibrada en la que no falten las cinco raciones diarias de frutas y verduras.

 

Siempre es importante cuidar la alimentación, pero lo es más durante el embarazo. Y es que una dieta sana y equilibrada no sólo es beneficiosa para la salud de la embarazada, también para garantizar el correcto desarrollo de su futuro hijo. Por eso, los expertos recomiendan una adecuada elección de los alimentos que se van a consumir en ese periodo de la vida, entre los que no pueden faltar las frutas y las verduras.

Con este objetivo, la Asociación “5 al día” ofrece unas pautas en la alimentación para seguir en esta etapa:

1. Beber, al menos, dos litros de líquidos al día, sobre todo, de agua, zumos de frutas naturales y caldos vegetales. Así garantizaremos un correcto aporte de líquidos tanto a nuestro organismo como a nuestro bebé y evitaremos los riesgos de la deshidratación.

2. Elegir alimentos proteicos con un bajo porcentaje de grasa: leche descremada, pescado, huevos, carnes muy magras...

3. Consumir alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, que aportan energía saludable: pan, pasta, arroz, legumbres y patatas. Sus variedades integrales son muy ricas en fibra, minerales y vitaminas.

4. El ácido fólico es indispensable para las embarazadas. Además de tomarlo como suplemento, también puedes encontrarlo de forma natural en las verduras de hoja –acelgas, grelos, espinacas– y en los guisantes, naranjas, melón y plátanos.

5. Las frutas y hortalizas deben formar parte de la alimentación diaria de la gestante, pues aportan sustancias reguladoras muy importantes para el bebé y difíciles de hallar en otros alimentos; de ahí la importancia de tomar al menos 5 raciones diarias. Si las consumes crudas, son una fuente importante de vitamina C, carotenos y otras sustancias activas. Además, son ricas en fibra y ayudan a regular el tránsito intestinal.