10 pautas para comer sano en un restaurante

No olvides las buenas costumbres

Si estás embarazada, elegir el restaurante que más conviene a tu estado y pedir los platos en función de tu estado son medidas que no debería olvidar. 

 
comer en un restaurante

Sólo con adaptar tus menús a tu estado, podrás acudir a comer a un restaurante tan a menudo como quieras a lo largo de tus 9 meses de embarazo. Te recordamos los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir los platos:

1. No te distraigas con los aperitivos que aportan sal y muchas calorías, sobre todo si son patatas fritas. Si tienes mucha hambre, bebe un gran vaso de agua mientras esperas el pedido. Evita como sea entretenerte comiendo pan con mantequilla.

2. Elige el segundo plato en función del primero. Si vas a comer pasta, garbanzos, lentejas, patatas, etc, el segundo debería ser muy ligero.

3. Muchos restaurantes descuidan la presencia de verduras y hortalizas para acompañar las carnes o los pescados. No te olvides que te conviene comer una ración en cada comida.

4. Como haces en casa, evita las mayonesas y demás salsas con mucha grasa o picante.

5. Vigila las cantidades. En tu estado no conviene que te pases con los bufés libres o las raciones enormes. Recuerda que el tamaño del plato despista mucho a la hora de evaluar la cantidad que te sirven. En uno grande, todo parece muy poco.

6. Ten muchas precaución con los alimentos crudos que en ciertas circunstancias son perjudiciales en el embarazo.

7. Procura que el postre sea a base de fruta fresca.

8. Recuerda que lo único cien por cien seguro en el embarazo es no probar el alcohol. Sustitúyelo por cerveza sin alcohol, sodas, o mejor zumo de fruta natural.

9. Aléjate de los restaurantes mal ventilados, calurosos, oscuros, muy concurridos... Estos ambientes te pueden provocar mareos.

10. En verano, olvídate de los chiringuitos de playa o puestos callejeros si no son de tu absoluta confianza.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon