¿Qué pescado elegir para bebés y niños?

¿Son todos igual de nutritivos?

¿Pescado azul o pescado blanco? ¿Panga o merluza? El pescado es muy nutritivo y tiene un lugar destacado en la alimentación infantil. La pregunta que se hacen muchas madres es si todos los pescados lo son de igual manera para los más pequeños de la casa.

 
Qué pescado elegir para bebés y niños

Incluir pescado unas cuatro veces a la semana en la dieta de bebés y niños es la indicación que oirás de tu pediatra. Y es que tiene muchas ventajas: se prepara de mil maneras y, además de su sabor suave y su poca resistencia al masticar y tragar, es una fuente importante de proteínas, minerales y omega 3. El pescado es un elemento básico de nuestra dieta mediterránea. Pero, ¿cuáles le ofrecemos?

¿Qué pasa con el panga?

El panga es uno de los pescados más baratos del mercado, se vende en filetes y no tiene espinas, todas ellas características favorables a su inclusión en el menú de los niños. Sin embargo, el panga tiene mala fama desde hace varios años y cuando la cadena de supermercado Carrefour comunicó que lo eliminaba de su oferta, la polémica no se hizo esperar hasta el hecho de que asociaciones de padres reclamaron su exclusión de los menús escolares. ¿El panga es verdaderamente tan mal alimento? Es un pescado que se cría en Vietnam en viveros instalados sobre el río Mekong en condiciones muy malas para el medioambiente. En cuanto al aspecto nutricional, tiene poca grasa y aporta menos omega 3 y proteínas que otros como la merluza. Pero el mayor temor ha surgido por su contenido en metales tóxicos y pesticidas. Al respeto, la Asociación Española de Pediatría (AEP) insiste en que nuestro país cuenta con la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria (AECOSAN), además de otros organismos a nivel autonómico y municipal que vigilan la calidad de los alimentos puestos a la venta. “Ningún alimento que contuviera pesticidas u otros productos que pudieran poner en riesgo la salud de los ciudadanos puede comercializarse” afirma el Comité de Nutrición de la AEP. Por lo tanto, no existe alerta sanitaria alguna a este nivel. Los niños que comen panga no corren peligro. Otra cosa es que se les pueda alimentar con pescados de mayor valor nutricional y provenientes de nuestro entorno o criados en viveros más respetuosos con el medioambiente. Según la AEP, hay motivo suficientes para olvidarse del panga o la tilapia y optar por otros pescados blancos igualmente baratos y más nutritivos.

¿Azul o blanco?

Hace varios años, la AECOSAN emitió una advertencia sobre el contenido en mercurio y metales pesados de ciertos pescados de gran tamaño y de sus efectos adversos sobre la salud de los más pequeños. Recomendó eliminarlo de la dieta de mujeres embarazadas y niños hasta los 3 años. Esta situación no ha variado. El mercurio puede causar alteraciones neurológicas severas, especialmente en la etapa fetal. Muchos especialistas consideran que la presencia de estos metales en el pescado es el fiel reflejo del estado de un mar cada vez más sometido a los efectos de la polución. Como medida de precaución, la AEP recomienda ofrecer a niños hasta los 3 años pescado blanco (merluza, lenguado…) de tres a cuatro veces a la semana. A partir de esta edad, se puede incluir pescado azul (salmón, atún, pez espada…)  en raciones de menos de 50 g una vez a la semana. Por otra parte, las ginecólogas María de la Calle y Onica Armijo, autoras del libro "La dieta de la fertilidad y el embarazo" aclaran que los pescados con más alto contenido en mercurio son caballa, tiburón, pez espada. El atún fresco tiene más mercurio que el enlatado. Los que menos tienen son anchoas, palometa, almeja, cangrejo, corvina, merluza, arenque, salmón y sardina.

Asesoramiento: Asociación Española de Pediatría.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon