Estimula el gusto del bebé para que coma mejor

Desde la lactancia

Desde la lactancia, despertar la curiosidad del bebé por los nuevos sabores es posible. Descubre cómo.

 
bebécomiendo

Al igual que el olfato, el gusto es un sentido que funciona a pleno rendimiento desde el momento del nacimiento. Y es que ambos sentidos están íntimamente relacionados; sin su actuación conjunta no seríamos capaces de diferenciar tan fácilmente unos sabores de otros. En el caso del gusto, además, ya se han producido algunos “ensayos” tiempo antes de nacer. Los receptores del gusto, que se encuentran en la lengua y el paladar, están formados desde el cuarto mes de embarazo, y gracias al reflejo de succión, el feto comienza a tragar líquido amniótico desde ese momento y muestra sus preferencias aumentando considerablemente sus succiones cuando éste tiene un sabor más dulce. Esto explica que la sensibilidad gustativa de los recién nacidos esté tan desarrollada como la de un adulto y les permita, desde el primer día, diferenciar lo dulce de lo salado y lo agrio de lo amargo. La preferencia por lo dulce se mantendrá a lo largo de los primeros meses de vida. 

Si le das el pecho, también comprobarás que tu bebé no mama igual de bien ni la misma cantidad todos los días. Esto se debe, entre otras razones, a que el sabor de tu leche varía según los alimentos que hayas comido –él también tiene sus “platos favoritos”–. Pero no prescindas de ningún alimento por esta razón. Una de las ventajas de la lactancia es la variedad de sensaciones gustativas de que pueden disfrutar los bebés antes de comenzar con la alimentación sólida. En un estudio realizado con un grupo de niños de cinco años a quienes se dio a probar una verdura que no habían visto nunca, se constató que los que habían sido amamantados eran menos reacios a probarla que los que se habían alimentado con leche artificial.

Cómo estimular su sentido del gusto

  • Mientras le das de mamar, sigue una dieta sana y equilibrada que proporcione a tu hijo todo tipo de sabores.
  • Prueba a añadir anís estrellado o comino en tus platos. Éstas especias proporcionan a la leche un sabor que gusta mucho a los lactantes.
  • Cuando pueda tomar otro tipo de alimentos, intenta que su alimentación sea lo más variada posible y no te limites a darle sólo aquello que más le gusta. Esta etapa es clave para que se acostumbre a comer de todo.
  • Como hemos destacado, el olfato es fundamental para apreciar los sabores. Antes de darle a probar, anímale a oler los alimentos.
  • Deja que experimente con la comida, tocándola, oliéndola y llevándose los trocitos a la boca.
 

Vanesa Lleó




Elige y compra en Amazon