El menú del bebé de 9 meses

Más variedad en su plato

A partir de los 9 meses, podrás cocinar algo más para tu bebé. Pero siempre desde la prudencia y la paciencia.

 
papillas

Tu bebé es cada vez más activo. Se mantiene sentado, se arrastra por el suelo y quizás ya se ponga de pie. Necesita comer alimentos que le aporten algo más de energía: el arroz y la pasta. 

Tu pediatra te recomendará una pauta de alimentación acorde a su desarrollo. Se parecerá a la siguiente:

Desayuno: un biberón de leche de crecimiento con cereales.

Almuerzo: un puré de verduras (patata, calabacín, zanahorias, calabaza, guisantes...) con 30 g de carne picada (pollo, ternera o pavo) o yema de huevo. Dos o tres veces a la semana, puedes sustituir la patata por arroz o fideos un poco pasados de cocción para que estén blandidos. También puedes añadir una gotitas de aceite de oliva virgen. No pongas sal. De postre, un yogur para bebé o algo de leche de crecimiento.

Merienda: A tu bebé le gusta llevarse trocitos de comida a la boca. La hora de la merienda es un momento perfecto para que lo pueda hacer. De vez en cuando, prepárale trocitos de fruta blandita como uvas peladas, trocitos de mandarina sin piel, zanahoria cocida, galleta... Luego, dale su papilla de fruta o compota y algo de leche de crecimiento o un yogur para bebé. 

Cena: biberón o papilla de cereales con leche de crecimiento.